Header
tag

TOPPROGRAMAS
Conocé la mejor manera de viajar!

TOPDESIERTO
El desierto mas grande del mundo

TOPCRUCEROS
Una experiencia unica por el Nilo

TOPEL CAIRO
Una ciudad para recorrer

TOPLUXOR
La tumba de los Reyes

TOPASUAN
A orillas del Nilo, camino al pueblo Nubio

 

Valles

Valles

DESIERTO DEL SAHARA

El Desierto del Sahara, al norte de África, es el desierto cálido más grande del mundo, con 9.065.000 km2 de superficie. El Desierto del Sahara separa a África en dos zonas: el África Mediterránea - al norte-, y el África Subsahariana - al sur-.
El Desierto del Sahara se extiende por los territorios de Egipto, Sudán, Chad, Libia, Niger, Malí, Mauritania, Sahara Occidental, Marruecos, Túnez y Argelia. Este desierto inmenso se expande y se contrae a ciclos regulares, de modo que sus fronteras con los distintos territorios son poco constantes.

Las dunas del Desierto del Sahara comienzan cerca del Alto Atlas y llega hasta zonas tropicales que se encuentran más al sur. Allí abundan las palmeras de dátiles que dota de un verdor intenso contrastando con la arena. Es frecuente que los oasis estén canalizados para garantizar el agua en las zonas de siembra. Por lo tanto, muchas veces el agua no proviene de ríos sino de aguas subterráneas a las que se accede por medio de un pozo.

Tres cuartos del Desierto del Sahara son de grava, el restante cuarto es de arena y dunas. Una sola vez, en 1979 nevó en el Desierto del Sahara, en la parte sur de Argelia, en mitad de la noche.

Se puede conocer el Desierto del Sahara de muchas formas distintas. Una de ellas es adentrándose con vehículos todo terreno atravesando las dunas; otra es montando dromedarios o yendo a pie. Una experiencia única y fabulosa que pocos han hecho es dormir en una parte del desierto que lo llaman Desierto Blanco, donde se instala un grupo de carpas y se duerme a la intemperie. Imperdible.

En el Desierto del Sahara habitan gran variedad de animales que, con el paso del tiempo, se han ido adaptando a las rígidas condiciones de vida que obedecen a este medio. El dromedario, más conocido como camello, es el animal mejor adaptado a la sequedad. Lamentablemente, ya no quedan dromedarios salvajes en África. Otros mamíferos comunes del son la hiena, la avestruz y distintos tipos de antilopes.

OASIS DE EGIPTO

Egipto posee varios oasis que, si bien son increíbles, son poco conocidos. La ruta más habitual para acceder a los oasis de Egipto es desde El Cairo. Es posible ir en autocar, pero la manera más interesante es transitar ese camino en el ómnibus de línea que va desde la ciudad de El Cairo hasta el poblado de beduinos llamado Bawiti, en el OASIS DE BAHARIYA.

El Oasis de Bahariya está ubicado a unos 365 kilómetros de El Cairo. Sus pobladores son amigables, sobre todo si se está acompañado por un egipcio. Ellos reciben en sus casas con gran cortesía, ofreciendo a veces un refresco en la “sala de invitados“, ya que a las visitas no se las invita a acceder a la vivienda particular. Las mujeres en el Oasis de Bahariya permanecen en sus residencias durante el día y solo salen de noche.

El Oasis de Bahariya se hizo famoso por el increíble descubrimiento llevado a cabo en el año 1992. Se encontró entonces un gran cementerio, al cual se considera el más extenso. Se supone en el hay más de 10 mil momias de la época grecorromanas. Este complejo funerario, denominado “Valle de las Momias”, está siendo estudiado en la actualidad.

En el Oasis de Bahariya es posible encontrar unas fuentes romanas, en las cuales el agua fluye a 33°C.

El DESIERTO BLANCO o Sahara El Guedida es una enorme superficie de arenas finas y suaves. Como una suerte de decoración del paisaje, es posible ver formaciones rocosas de piedra calcárea completamente blanca, a las cuales el viento y la arena erosionaron dándole diversas y peculiares formas. Un momento imperdible en el Desierto Blanco es el atardecer, cuando los cambios de color del paisaje parecieran cobrar vida dando un inolvidable espectáculo.
Yendo más al sur se encuentra el OASIS DE FARAFRA. Mientras se llega, el suelo va cambiando de color y se puede ver una gran superficie de rocas negras, a las cuales los nativos denominabas “Gabal El Szeged“ o Desiero Negro. Es un paisaje realmente espectacular. Al haber recorrido unos 200 kilómetros desde el Oasis de Bahariya se llega al lindísimo Oasis de Farafra. Farafra es el más pequeño.

En el pueblo de Farafra existe un museo construido por un beduino del lugar, Badr Abdel Moghny. El museo es una casa de barro y en cada habitación de la misma se destaca un tema diferente. A través de este trabajo, el artista intentó reflejar su vida y la de los demás habitantes del Oasis de Farafra.  

El oasis más grande de la región es el OASIS DAJLA, y está situado a 300 kilómetros más al sur. La capital del Oasis Dajla, o Dakhla, es Mut. Los últimos descubrimientos en Dajla revelan que el origen del mismo se remonta a la era neolítica, la cual tenía un clima similar al que actualmente se da en la sabana africana. En Dajla es posible olvidar que se está en el desierto, ya que su tierra es muy fértil: el Oasis de Dakhla es una secuencia de huertos y palmerales.

En el OASIS DE KHARGA (o JARGA) vale la pena visitar sus lugares arqueológicos. El más destacado es el Templo de Hibis, el cual constituye la única prueba de la ocupación persa en Egipto. Tambien es posible conocer la necrópolis cristiana de Bagawat. Este cementerio se encuentra a un lado de la colina y alberga cientos de tumbas que datan del siglo V. Algunas de ellas conservan en sus paredes pinturas que describen escenas del Antiguo y el Nuevo Testamento.  

El OASIS AL FAYOUM, a 40 kilómetros del Oasis de Bahariya, es famoso por tu calido clima, sus numerosas ruedas de agua y su exuberante área agrícola. Frente al mercado de la ciudad de Fayoum se encuentra la mezquita Kwawand Asla-Bey, edificada por el Sultan Qaitbey en el siglo XV. En los alrededores de Al Fayoum es posible encontrar varios sitios faraónicos: el obelisco de granito rojo de Senusert Iand, la pirámide de Amenemhat III en Hawara, la pirámide de Senusert II en Lahun, y restos de la antigua ciudad de Karanis, donde se puede acampar y hacer una visita al museo.

La mejor época para realizar un recorrido por estos oasis es el invierno, ya que en verano las temperaturas del desierto son demasiado altas. Para disfrutar al máximo de ésta excursión se recomiendan algunas medidas de precaución: revisar bien el vehiculo, llevar suficientes provisiones de comida y agua, herramientas, brújula, botiquín, gafas de sol, sobrero, alguna tela para hacer sombra, etc. Se aconseja también tener en cuenta el pronóstico del clima, para así poder evitar tormentas de arena. Cumpliendo estos requisitos mínimos el paseo por este increíble paraíso será, no sólo un placer, sino también una experiencia inolvidable.


Desierto desierto Desierto

Desierto
Travel Experience Group SRL © 2004 - EVyT Leg. 13356 - Tel +5411 4808-0800 / 4808-0844 - consultas@travelgroup.com.ar